SITUACIONES INQUIETANTES  XVI

Shalom Vásquez y Simon Recio

NEL - Maracaibo

SI USTED AUN NO LO SABE...

¡ES POR ESTO QUE ALZAMOS NUESTRA VOZ!

“Nunca voy a esperar morirme de hambre pa' cantar lo que me duele.

Caracoles, cascabeles; para saber cuándo podré yo verte

¡Ay mamá!

Morena Libertad, ¿cuándo será?

Desorden Público

 

El estado de deterioro de nuestro país ha llegado a un punto límite de insostenibilidad que angustia a todos aquellos que lo habitan. Lo que en otros lugares del mundo forma parte de lo primordial para poder existir en sociedad, y existir en general, aquí se ha convertido en el lujo de pocos. Todas las clases sociales se han visto afectadas por el declive por el que atraviesa Venezuela, porque aquí no se vive, se sobrevive… Por eso ésta no es una lucha de clases.

 

Las protestas que se producen diariamente, son consecuencia del descontento popular por los problemas que nos invaden a los venezolanos: escasez de productos básicos; racionamiento de agua, luz, gas, gasolina (nótese la paradoja); vialidad deplorable; economía en constante declive (inflación del 56% para 2013); desabastecimiento; colas infinitas para adquirir alimentos; un sueldo mínimo que no cubre las necesidades del venezolano; inseguridad e impunidad (en 2013 ocurrieron, según cifras oficiales 24.763 muertes violentas, de las cuales el 92% han quedado impunes). Vejaciones a la libertad de expresión; censura a medios de comunicación, disidentes del gobierno son perseguidos políticos. Entes públicos que deberían trabajar en función del pueblo, siguen instrucciones directas del presidente y quienes le rodean.

 

SITUACIONES INQUIETANTES  XV

María Alejandra Márquez*

Estudiante Universidad Paris 8

VENEZUELA EN DESORDEN

Cuando llegué à Paris en el 2012, se hizo más claro para mí que en Venezuela las cosas iban peor de como las veía. Existen aspectos de la vida cotidiana que los venezolanos hemos olvidamos a causa de la costumbre de vivir en un país en crisis. La previsión, la planificación, lo predecible; esas cosas que hacen que el sujeto encuentre dentro de lo eventual, lo imprevisible y lo contingente, un lugar para decidir, para escoger, para ser. Visto desde otra perspectiva, definitivamente, el referente de orden ya no cumple la misma función.

Pasa entonces, que al venezolano se le olvida su responsabilidad en lo que escoge ser, y no lo culpo. Hay un gran amo que se le impone, que lo veta. El venezolano está “entretenido” porque en Venezuela el tema de la ‘decisión’ ni siquiera reduce a ser o a morir. Se decide entre la lucha por intentar ser o morir. La tasa de mortalidad a manos de la violencia es tan alta que la mínima elección subjetiva parece un riesgo de vida o muerte. El riesgo es real. Aunque el venezolano tiene que olvidarlo para poder llevar el día a día, la verdad es que la situación no deja de recordárselo. Sin embargo, de la cotidianidad, aunque los detalles importen, lo que resalta es el absurdo. Nadie se escapa de las vicisitudes de vivir en una constante paradoja, entre lo que “no puede ser que esté pasando” pero “está pasando”. Esto claramente tiene sus implicaciones. Y es que desde hace tiempo, muchos paisanos hemos sentido que sólo entre venezolanos nos entendemos. Algo ha marcado nuestro simbólico. Lo “venezolano” ahora se acompaña de ese ‘sutil’ (o quizás bien evidente) “saber hacer” con lo absurdo, con lo incongruente. ¿Qué sabemos? Y ¿qué hacemos? Diría que sabemos un poco de lo que no podemos explicar y hacemos un poco con ese absurdo. Porque nos ha tocado eso: Encontrar un modo dentro del desorden.

 

Entonces, me pregunto: ¿Qué lugar posible para los analistas? Me inquieta que algunos analistas venezolanos no se inquieten por dar luces desde el psicoanálisis a esto, como si el psicoanálisis fuera inmune; como si fuera solo lo que pasa dentro del consultorio una vez que se cierra la puerta. El psicoanálisis no puede tratarse solo de eso. Uno tiene que vivir, experimentar, molestarse, confundirse, enamorarse, trabajar, asombrarse, aburrirse, perderse, encontrarse, y mucho más, para poder hacer un análisis. Hay que estar fuera del análisis para entrar en análisis. Pensar en el psicoanálisis como turista en los asuntos sociales es incómodo. ¿Dónde está la inquietud por el padecimiento humano a partir de algo que, seguramente, se repite en la consulta diaria del psicoanalista venezolano? Y no me refiero a un frívolo intento de explicar algunas cosas para distinguir entre la inseguridad de un país o la paranoia, ni de los intentos de explicar una situación tan extrema apoyándose solo en las ‘pequeñas diferencias’. Me refiero a la responsabilidad de acercarse con atención, alerta, a la escucha de los que padecen.

 

Para finalizar, rescato la prudencia del analista, y de la escuela, pues no se trata de cambiar una sociedad ni redirigir los movimientos de masa. Pero creo que sí se trata de dignificar las situaciones con escucha y presencia. Lo decía JAM, se trata de la avaluación, internamente, sí, y externamente también, cuando corresponda. ¿Cómo no pensar que una situación así no dice algo del sujeto, de la contemporaneidad? ¿Qué nos está diciendo? Porque de que habla, habla.

 

 

*Estudiante venezolana del Máster 2 en psicoanálisis en la Universidad de Paris VIII

 

SITUACIONES INQUIETANTES  XIV

Johnny Gavlovski

NEL - Caracas

¿QUE ES LA IMPOSIBILIDAD DE EJERCICIO DEL PSICOANALISIS EN VENEZUELA DURANTE NUESTROS DIAS?

En primer lugar, la de un psicoanalista que no puede ejercer su oficio. La de un psicoanalista impedido de ejercer, asfixiado, angustiado. No necesariamente preso; aunque existe la posibilidad: preso, torturado, silenciado. Eso nos lleva a que antes de hablar de un psicoanalista en ejercicio, hay que preguntarse “¿quién es ese psicoanalista?”. La respuesta, - ligada al quien se autoriza como tal-, está íntimamente asociada a una dimensión ontológica. En este caso, el de un individuo que  amén de analizarse, “es” un ser, un ser que se hace sujeto. Un ser susceptible de sufrir en su cuerpo los embates de la represión. Un “ser” que lidia con sus posibilidades subjetivas de hacer silencio para “escuchar”… Y la imposibilidad del ejercer el psicoanálisis llega cuando el silencio es ahogado con balas, asfixiado con gases… o sencillamente, cuando las barricadas en las calles impide a los analizantes llegar. Una nueva dimensión  del savoir-faire frente a un cruel Real, ante el cual es necesario la Escuela Una. No por aquello de politizar, ni de intervenir, (por el riesgo que esto puede implicar para con quienes sufren de tal situación); sino por lo que concierne all affectio societatis tan importante dentro de la asociación que nos agrupa.

Recuerdo la emigración durante los años ’70 a nuestro país. ¡Cuántos colegas vinieron!: tuvieron hijos en nuestras tierras, hicieron sus vidas, participaron en la construcción de la antigua Escuela de Caracas generando cálidos lazos hasta hoy. Cuando emigraron nunca se les preguntó sobre su vínculo con el gobierno de turno. Se les extendió una mano. Se escucharon sus cicatrices. Se les hizo uno con la Escuela. Desde la pasión, tal como describe Miller cuando atiene el llamado de Mitra Kadivar: “Mi reacción fue que teníamos que ayudarla…. días de emoción, de lucha, de dormir poco…”  Pasión del ser a la dignidad del ser. La escuela Una se hace presente en este sentido esencial, no con el miedo a politizar, no con la distancia ascéptica, sino desde la dimensión ontológica de lo que significa el ser de quien ejerce el psicoanálisis.

¿Qué se hace frente a la imposibilidad? Respondo como J-A Miller en Barcelona (2013): “Ser un hombre en guerra frente a los engreídos… ¡Esto es lo que hago yo! Y pienso que Lacan también lo hacía en el psicoanálisis”

Cuando veo a los estudiantes de mi país, de todas las clases sociales,  peleando por su país, me viene otra anécdota que narra JAM. Recuerda en Barcelona: “Lo he visto en mis propios hijos, que no tienen el deseo ardiente que teníamos nosotros para cambiar las cosas. Por ejemplo, mi hijo cuando sólo tenía dos años y vio a los policías me dijo: “tus amigos están locos por ir en contra de ellos que tienen armas y vosotros no”   Eso es lo que pasa hoy con un importante grueso de la población venezolana que no se dice oposición u oficialismo sino pueblo – UN pueblo. Un pueblo que lucha sin armas contra una cruel represión, ante la mirada indiferente e políticamente interesada de otros gobiernos.

¿Qué va a pasar con todo esto? No lo sé. Me apoyo nuevamente en Miller para quizás… tal vez responder: “la verdad también está en función del tiempo. Hay cosas que la gente puede escuchar en un momento de su vida y no en otro”… La pregunta es quienes pueden escuchar: ¿los imposibilitados en su ejercicio o los que no quieren escuchar”

SITUACIONES INQUIETANTES  XIII

Diana Ortiz

NEL - Caracas

HACIA DONDE VAMOS?

“Las huellas de sucesos que ocurren en el espacio público hablan de una sociedad que tiene mucho que decir y pocos medios para hacerlo. La ciudad es ahora una escenografía plural donde miles de voces se expresan y dicen sus verdades: cuestionan la verdad oficial, retan la censura, llaman a resistencia, a rebelión, expresan sus ideas al descontento. La piel de la ciudad es un mosaico de elementos que remiten a lenguajes gráficos y códigos plásticos locales y globales. Tiene tatuajes, laceraciones, caligrafías infinitas, en diversas capas que se sobreponen unas a otras. La textura exterior que cubre la ciudad muestra también el corrosivo daño que le han provocado los enfrentamientos. Inclusive hay sangre de ciudadanos que se defienden del armamento de guerra usado en su contra”.

El texto anterior muestra en  su estilo propio, la realidad actual de Venezuela. Dos discursos andantes, dos mitades o una Venezuela dividida en dos como se suele escuchar y donde el discurso oficial contando con todos los poderes constituidos a su favor, intenta una suerte de humanismo universal, posición imposible de sostener, pretendiendo que el Otro sea semejante o de lo contrario niega su existencia.

 

Cuando en lo actual, esto no se logra  y como refiere Miller, lo real en el Otro se manifiesta como “no semejante en absoluto[ii]”, desorienta y es cuando la trasgresión y la perversión se colocan en acto. Y como dice Antillano en su artículo, la ciudad sufre en su epidermis la insensatez, la torpeza de los poderosos que abusan, violan y no les importa la vida de los otros.

 

Estamos frente a una represión brutal, un disparar a matar, un horror,  un real sin ley. Intentar igualar las verdades, pretendiendo anular las particularidades subjetivas,  colocando  un cuantificador universal “para todo hombre”, es la verdad oficial instalada bajo un semblante de discurso socialista. Discurso que tuvo su escalada en un momento dado por una masa que había sido segregada por mucho tiempo.

 

Si bien el psicoanálisis, como dice Miller  “es el heredero del sujeto”[iii] abolido o universalizado, no importando el color, raza,  religión o a que bando político pertenece. Antillano subraya que hay una sociedad que tiene mucho que decir, que hay una escenografía plural  y que asumimos un discurso que va en contra del “para todos”. La pregunta sería, si estamos  ante  la presencia de un amo dictatorial,  si hay cercenamiento de la libertad de expresión,  si no hay garantía de los derechos constitucionales, ¿habrá cabida para ejercer  Psicoanálisis? ¿tendremos en el futuro que ejercer prácticas clandestinas?, ¿cuál será el destino que tendremos los analistas de continuar o afianzarse aún más el gobierno  actual?

 

SITUACIONES INQUIETANTES  XII

Mandy Toro

Doctoranda en psicoanálisis

Universidad de París VIII

EL PSICOANALISIS EN VENEZUELA: UNA CUESTION DE SOBREVIVIENCIA

Gobernar, educar y psicoanalizar, las tres tareas imposibles  que se hallan en el núcleo de la problemática actual que se vive en Venezuela, pues, como sabemos, la situación que hoy nos inquieta comenzó en febrero con las manifestaciones llevadas a cabo por cientos de estudiantes descontentos con las políticas actuales del gobierno. En dicho contexto ponemos en duda la viabilidad del psicoanálisis, por diversas razones.

 

Desde una perspectiva práctica la constante amenaza a la vida, a la integridad física , se ha convertido en un real que irrumpe cotidianamente y que nos afecta a todos. Trasladarse incluso se ha tornado una labor difícil, peligrosa, dadas las constantes barricadas y protestas. La angustia reinante hace desfallecer cualquier intento de instauración de los semblantes, incluido el dispositivo analítico, como es de esperar.

 

A largo plazo la “sobrevivencia” del psicoanálisis en Venezuela está puesta en entre dicho no solamente por las cuestiones estructurales señaladas por Lacan en torno a la ciencia o la religión , cuyas repercusiones atañen un plano social, más generalizado, sino porque en un contexto donde no hay cabida para la palabra, para la diferencia, el discurso analítico tampoco es posible .

 

En una cadencia kantiana podríamos plantearnos preguntas del tipo ¿Qué debo hacer? ¿Qué debo esperar?, etc., o bien podríamos actuar bajo las leyes de la decadencia sádica, muy en sintonía con el carácter ilimitado y reiterativo de lo pulsional superyoico (patentado en los casos de tortura denunciados ultimadamente), pero gracias al psicoanálisis sabemos que en el corazón de una respuesta subjetiva auténtica reside la dimensión ética del ser hablante. No se trata entonces de “(in)moralidad”.

 

Lacan, estando en Caracas en 1980, dijo: “…esperé llegar a los ochenta años para venir a Venezuela. Vine porque me dijeron que era el lugar propicio para convocar a mis alumnos de América Latina…”  Pero, debemos añadir, esto aún está por demostrarse. El psicoanálisis se sirve del silencio pero no puede sobrevivir en una sociedad silenciada, y si la “tierra de nadie” es un lugar donde no existe el logos, en la que no hay parlêtres, yo los invito, pues, a pronunciarse; no olvidemos que “de nuestra posición de sujetos somos siempre responsables”  y que frente a la pulsión de muerte propia o ajena se halla siempre la enigmática e “insondable elección del ser”, determinante de los des-enlaces.

 

  1 Freud, “Análisis terminable e interminable”, 1937.

  2 Según las cifras oficiales solo durante el año 2013 se reportaron más de 24.000 muertes violentas en

     Venezuela.

  3 Lacan. “El triunfo de la religión”, 1974.

  4 Cfr. la cita de Miller en Anguila, traída a colación por Antonio Aguirre en “Situaciones inquietantes I”.

 

SITUACIONES INQUIETANTES  XI

Andrés Molina

NEL - Maracaibo

VENEZUELA EN “CONTROL”

La política del gobierno de tomar en absoluto control todas las áreas de la vida política, económica y social de la nación  ha contribuido eficazmente a llevarnos a los venezolanos a la situación  actual. Así, el control de la producción y el comercio expropiando empresas que pasan a manos del estado para desaparecer, ó convertirse en empresas poco productivas, ó fantasmas donde florece como la mala hierba la corrupción, ha ido a lo largo de los años acarreando una disminución alarmante de los bienes de consumo, alimentos, insumos y  repuestos de todo tipo en todas las áreas -  la escasez de medicinas es alarmante.

 

La nueva solución a esto, más control: control del mercado y control de precios, que resulta en más desabastecimiento, porque no es rentable producirlos ni comercializarlos. Y si el gobierno los subsidia son extraídos como contrabando ya que es más rentable su venta en el exterior. Los pescadores venezolanos prefieren entonces vender sus pescados en las Islas del Caribe cercano que traerlos a Venezuela. Control de las divisas, con lo cual tenemos cuatro tipos de cambio actualmente, solo los más cercanos al gobierno acceden al dólar más económico 6.30 Bs.F. por dólar, pero que con el diferencial cambiario del dólar innombrable hoy a 66 Bs.F. por dólar es preferible revenderlo en el mercado interno,  según datos del propio gobierno le dieron el 40% de los dólares baratos  (alrededor de veinte mil millones de dólares) a empresas fantasmas ó de “maletín”.

 

Solución que plantean: más control. Al desabastecimiento se le empieza a aplicar control del consumo, racionamiento, y las famosas tarjetas de racionamiento que ya empiezan a aparecer. Resultado: inflación de más del cincuenta por ciento en los últimos años. Al caos eléctrico control del consumo y así... A las grietas del control más control. Resultado estallido social. Al estallido social liderado esta vez por los estudiantes universitarios, con división de la oposición entre los que apoyan las protestas más violentas y los que prefieren esperar las elecciones del 2015, muestra las diferencias de una Venezuela plural que no se puede dividir entre oposición y gobierno. A la explosión social, el gobierno responde con mas control, represión en su más claro nivel, guardias nacionales, policías,  milicianos, civiles armados y con el control del todos los poderes políticos encarcelando de manera súper rápida a estudiantes y políticos que los oponen. A más control aparece más imposibilidad del control. Más el Amo ejerce su poder de control, más lo real aparece por donde menos se lo espera.  Hasta un Ministerio de la Felicidad ha creado este gobierno para indicar y reglamentar la felicidad. La historia de Francia nos mostró qué sucedió cuando la felicidad se convirtió en “una cuestión de  política”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por ahora... en la Sede de la NEL en Maracaibo continuamos trabajando en el marco de la situación actual. Ante un Gobierno que pretende imponer un pensamiento único y considera apátridas y no reconoce ni respeta  a ninguno de los que no piensan como él, el dialogo no ha sido posible.

 

¿El llamado al padre para un dialogo, al Vaticano, a UNASUR, a la Unión Europea, será posible entre partes que no se reconocen? ó ¿quizás tengamos que esperar un evento imprevisto?

SITUACIONES INQUIETANTES  X

Hilema Suárez Castro

NEL – Caracas

CUANDO EL PAIS SE METE EN EL CONSULTORIO

“Pero sí. Quien practica el psicoanálisis debe lógicamente querer las condiciones materiales de esta práctica. Lo primero es la existencia de una sociedad civil en sentido propio, distinta del Estado (…) El psicoanálisis no existe ahí si no se lo puede ironizar, poner en cuestión los ideales de la ciudad, sin tener que tomar la cicuta. Ella es entonces incompatible con todo orden de tipo totalitario que junta en las mismas manos la política, lo social, la economía e incluso lo religioso. Ella tiene la partida ligada con la libertad de expresión y con el pluralismo”

Jacques Alain Miller (1)

Al comienzo de este tiempo de protestas -manifestaciones en contra y en pro del sistema de gobierno, de la respuesta represiva hasta ahora nunca vista por mi- recurrí a Freud y su Porqué La Guerra,  sin embargo no tuvo el efecto acostumbrado de admiración y esclarecimiento, su lectura no consiguió calmar mi angustia. De manera transitoria no pude estudiar más, apenas comenzaba, mi cabeza viajaba a otro lado, me veía a mi misma inmóvil frente a las noticias sin que mi capacidad de asombro se agotara. Durante un mes apenas pude trabajar, muchos pacientes no lograban llegar al consultorio. La ciudad de Caracas famosa por su tráfico vehicular imbricado que por momentos da la idea de un gran estacionamiento, se encontraba amurallada.

 

La situación que hemos estado viviendo ha sido para mi un sismo subjetivo, cuando en el piso que mis pies pisaban se mueve y no para; cuando la mayoría de los pacientes en medio de sus sesiones hablan de su exilio forzado, cuando las actividades de Escuela han sido reducidas por temor a lo que sucede en horas de la noche, cuando desde el poder se prohíbe alzar la voz, cuando se teme por la vida propia y la de mis afectos más grandes, cuando se ve limitada la posibilidad de desplazarse más allá de nuestras fronteras. Es una ola de dimensiones inéditas que puede aplastar.

 

"Un real, no es la masa de lo real que se abate sobre todos, sino un real, que de modo contingente, puede llegar a concernir a cada uno" (2) Siguiendo la idea de nuestro próximo Congreso Un real para el siglo XXI,  bajo la orientación de un real sin ley; Un real para cada uno, nos ha permitido crear un espacio desde la Escuela, para conversar lo que pensamos, lo que sentimos, lo que nos preocupa, de manera informal. Ha funcionado para mi como una suerte de dispositivo para hacer con lo que para cada uno esto tiene de traumático. Inspirados por la indicación de Jacques-Alain Miller, se trata de saber: "qué sentido dar a la posición de extimidad del analista. Se trata, sin duda, de una posición de exterioridad con relación a los significantes-amo, con relación a las exigencias de la justicia distributiva; pero esta posición no se puede sostener en cualquier régimen social." (3)

 

Bibliografía

 

1.- Miller, Jacques-Alain. Por qué el psicoanálisis no es revolucionario sino subversivo. http://www.revistaenie.clarin.com/ideas/Por-que-el-psicoanalisis-no-es-revolucionario-sino-subversivo_0_776322591.html

2.- Briole, Guy. "Anudamientos" Introducción,  Un Real para el Siglo XXI. Scilicet. Pág. 10

3.- Miller, Jacques-Alain. Psicoanálisis y Sociedad

EL RESTO

SITUACIONES INQUIETANTES  IX

Ronald Portillo

NEL – Caracas

La pulsión agresiva en los seres humanos encontrará límite gracias a la acción de la cultura, a través de la formación de la masa o del grupo social.

 

SITUACIONES INQUIETANTES  VIII

Mariana Alba de Luna

ACF-IDF Mexico/Francia

EL AUTISTA, CONEJILLO DE INDIAS DEL SIGLO XXI

La situación actual del tratamiento del autismo en diferentes países, me parece haber llegado a una « situación inquietante ».

SITUACIONES INQUIETANTES  VII

EN LAS REDES DE LO REAL

Gisela Cordido

NEL - Caracas

En Venezuela estamos en emergencia: nuestros peores aspectos han decidido emerger.

SITUACIONES INQUIETANTES  VI

David Irigoyen

Miembro de LATIGO

Buenos Aires

“El inquietante contacto final del avión: antes de desaparecer de los radares, el último mensaje que llegó de la cabina del vuelo de Malaysia Airlines fue ´todo bien, buenas noches`”, título de una nota en un periódico de Buenos Aires.

SITUACIONES INQUIETANTES V

  Gustavo A. Zapata

  NEL - Caracas

PRODROMOS

 

Mi twit-amigo @miclauster, argentino residente en Berlín, me preguntó hace unos días vía Twitter si la práctica del psicoanálisis estaba siendo afectada en la situación actual de Venezuela.

 

 

SITUACIONES INQUIETANTES IV

LO INQUIETANTE Y EL DESEO DEL ANALISTA

El ejercicio del psicoanálisis puesto en suspenso por las condiciones políticas sociales implica al menos una

reflexión...

  Francisco Pisani

  Miembro de LATIGO

  Santiago de Chile

SITUACIONES INQUIETANTES III

  Silvia Elena Tendlarz

  Miembro de LATIGO

  EOL - Buenos Aires

INQUIETUDES

 

No lograba dormir, estaba inquieta, pensaba en el silencio de los consultorios,...

 

 

SITUACIONES INQUIETANTES II

EL NARCISISMO DE LAS PEQUEÑAS DIFERENCIAS

 

"El ser humano no es un ser manso, amable, a lo sumo capaz de defenderse si lo atacan, sino que es lícito atribuir a su dotación pulsional una buena cuota de agresividad. El prójimo es una tentación para satisfacer en él la agresión, explotar su fuerza de trabajo sin resarcirlo, usarlo sexualmente sin su consentimiento, desposeerlo de su patrimonio, humillarlo, inflingirle dolores martirizarlo y asesinarlo "

 

Sigmund Freud "El malestar en la cultura"

  Ronald Portillo

  NEL - Caracas

SITUACIONES INQUIETANTES I

Hemos recibido comunicaciones en relación a la difícil situación en Venezuela. Es sabido que desde LATIGO nos movemos solamente en asuntos que conciernen directamente al psicoanálisis y las libertades en plural. Nuestro colega Antonio Aguirre de la NEL (Guayaquil) tomó la iniciativa de expresar su apoyo en una reflexión psicoanalítica que a continuación resumimos sucintamente :

Antonio Aguirre

NEL - Guayaquil

"Dalila Arpin (ECF-Paris) y Raquel Cors Ulloa (NEL-Santiago de Chile) me han avisado hoy que iban a trabajar juntas. Para sostener ese proyecto, yo decido lanzar a título experimental, dentro del Institut Lacan/Instituto Lacan, The LAcanian Transatlántica de InvestiGaciOn (LATIGO)"

 Jacques - Alain Miller

Paris 14 de Febrero de 2013